El derecho a la libertad de movimiento es un tema de interés social; hay personas que ven limitada su movilidad por barreras arquitectónicas y este es un problema que afecta a la calidad de vida de un amplio sector de la población.

Las Comunidades de vecinos tienen que dar respuesta a esta necesidad de forma sencilla y práctica, adecuando la distribución del mobiliario y adaptándolo para permitir maniobrar en él a todos los vecinos por igual.

La reforma necesaria para la construcción de una rampa de acceso al portal del edificio por sus costes, y tiempos de ejecución, no deben ser una barrara …para nadie!

El artículo 10.1 b de la Ley de Propiedad Horizontal establece qué personas están legitimadas para solicitar a la Comunidad de propietarios que construya una rampa de acceso al portal del edificio, y a tal efecto dispone que podrán pedirla los propietarios que:

1.- Aquellas personas declaradas discapacitadas conforme a lo que dispone el artículo 1, apartado 2 de la Ley 51/2003 de igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal de las personas con discapacidad (reconocido un grado de minusvalía igual o superior al 33%).
2.- Los propietarios mayores de setenta años.

Y no sólo a los propietarios de algún piso o local que reúnan esos requisitos sino también a los arrendatarios de viviendas, también aquellos que trabajen o presten servicios voluntarios en el edificio.

Quorúm necesario para eliminar barreras arquitectónicas en las Comunidades

La Ley 8/2013 suprime el número de votos necesario para que la Junta de propietarios apruebe eliminar barreras arquitectónicas; será obligatorio para la Comunidad a partir de la reforma, emprender las obras necesarias para suprimir los elementos arquitectónicos del edificio (incluida la construcción de rampa de acceso al portal del edificio)  sin necesidad de acuerdo previo de la Junta.

Ya no se necesita un número de votos para estas cuestiones, sino que será una obligación de la Comunidad siempre que sea solicitado por uno de los propietarios.

Quiénes sufragan esta reforma de accesibilidad

El importe de las obras de construcción de una rampa de acceso al portal del edificio serán sufragadas por todos los comuneros si el total no supera las 12 mensualidades de gastos ordinarios. Si el presupuesto de las obras superase ese importe, también serán obligatorias para la Comunidad,  pero en ese caso, el propietario que hubiese solicitado las mismas deberá correr en exclusiva con el pago de la diferencia.

También establece la legislación que si la realización de las obras de accesibilidad se adoptan por la mayoría de los propietarios que además representen la mayoría de las cuotas de participación, la Comunidad estará obligada al pago total de la obra sin que exista el límite antes mencionado.

Normativa:

Ley 49/1960 de 21 de julio sobre Propiedad Horizontal.

Ley 15/1995 de 30 de mayo, de Límites al Dominio sobre Inmuebles para Eliminar Barreras Arquitectónicas a las Personas con Discapacidad.

Desde GYRCONS podemos informarte y ayudarte para una rápida gestión de las obras necesarias y el posterior desarrollo de la reforma de la forma más cómoda para los residentes en tu Comunidad.