y conseguir una rentabilidad del 100%

Una buena rehabilitación puede incrementar el valor de mercado de una vivienda entre el 50% y el 70% y ofrecer una rentabilidad al inversor entre el 15% y el 20%. Sin embargo, una mala reforma también puede llevarnos a la ruina o, al menos, hacernos perder mucho dinero. Conseguir recuperar dos euros por cada euro invertido en la transformación de un inmueble -es decir, conseguir un rentabilidad del 100% sobre nuestra inversión– es posible, pero para ello es necesario evitar determinados errores.

Si compramos como inversión, obviamente, nuestro objetivo será el de obtener el mayor beneficio posible, pero también es necesario hacer números y tomar determinadas precauciones si se trata de la casa en la que vamos a vivir porque es posible que en un futuro queramos o necesitemos venderla. Y cuando llegue ese momento tampoco nos gustará perder dinero.

Una buena rehabilitación puede incrementar el valor de mercado de una vivienda entre el 50% y el 70% y ofrecer una rentabilidad al inversor entre el 15% y el 20%

En el caso de una inversión es necesario definir una estrategia de compra, tener muy claro dónde y qué producto queremos comprar, pero también cómo vamos a financiarlo, así como saber qué producto vamos a ofrecer al mercado y a qué precio. Es necesario vender rápido, ya que cuando un inmueble está más de tres meses a la venta y nadie se interesa por él, se quema y te ves obligado a rebajar fuertemente el precio.

La UBICACIÓN DE LA VIVIENDA es primordial en su valor final, por lo que deberemos adaptar nuestro presupuesto y será necesario investigar el mercado y averiguar la diferencia de precio que existe entre la vivienda adquirida sin reformar y una ya reformada. Es un error tanto invertir 500 euros por metro cuadrado en una zona de primer nivel, como 1.000 euros en una zona secundaria. En el primer caso, no se valora, ya que el comprador que está dispuesto a gastarse un millón de euros quiere las mejores calidades, mientras que en el segundo caso, la obra se come cualquier margen y nos veremos obligados a vender a un precio inaccesible para ese mercado.

En la reforma de una casa, también es importante ser consciente de que nuestros gustos no tienen por qué coincidir con los del futuro comprador de la vivienda por lo que será recomendable TENER EN CUENTA LAS TENDENCIAS del mercado y, por ejemplo, optar por colores neutros y dejar de un lado las estridencias …un error muy habitual es personalizar en exceso la reforma. Se trata de una inversión y buscamos acercarnos a los gustos de nuestro cliente objetivo, cuyos gustos no tienen por qué coincidir con los nuestros

Los acabados como los suelos o los alicatados pueden ser el agujero negro de una obra. Hay que elegirlos racionalmente en proporción al presupuesto. Otro ejemplo es la domótica; con unos precios hoy en día muy reducidos aportan un valor diferencial a cualquier vivienda reformada…

En la reforma de una casa, debemos repartir muy bien las partidas…

Una DISTRIBUCIÓN actual y coherente de la vivienda: La mitad de la superficie debe destinarse a zona de dormitorios y cuartos de baño. Debe haber al menos un baño por dormitorio, mejor si es en suite. Las cocinas tienden a acercarse o incorporarse al salón/comedor, el espacio social por excelencia de la vivienda; los espacios diáfanos imperan en el mercado. Un buen porcentaje sería dedicar el 50% del presupuesto de reforma a la demolición y la nueva distribución de la vivienda.

Lo habitual es que las viviendas del centro de las ciudades tengan una distribución obsoleta que no se ajusten a los nuevos usos, por lo que seguramente te interesará:
– Conseguir espacios mejor organizados…
– …más amplios y luminosos
– Con menos pasillos y espacios muertos.
– Con mayor número de armarios y espacio de almacenaje
– Adaptados a las nuevas necesidades, con más baños, cocinas comunicadas con salones e incluso integradas, espacios más abiertos.

También son vitales en las reformas la RENOVACION DE LAS INSTALACIONES; no hay nada que dé más miedo a un futuro propietario que encontrarse posibles averías en la vivienda. Si no se han cambiado, este factor puede provocar una depreciación del inmueble, especialmente en casas con bastante antigüedad.

Especial atención merecen las instalaciones en las cocinas, especialmente desconociendo las necesidades de los futuros inquilinos; una correcta distribución, dividida en tres áreas: zona de lavado, cocción y almacenaje (frigorífico); es el llamado triángulo de trabajo, donde las áreas mencionadas deben estar situadas en los vértices de un triángulo imaginario.

Es fundamental que todas las instalaciones (luz, agua, etc) sean nuevas y de buena calidad, incluyendo el aire acondicionado, ya que revalorizan la propiedad.

 

 Un último factor que influirá -tras la reforma de una casa- en la rentabilidad que obtengamos es la diferenciación en el ahorro energético que obtendrá el futuro comprador/inquilino frente a otras viviendas no reformadas; por ello es crucial la MEJORA EN EL AISLAMIENTO.

Modificaciones en la propia envolvente del edificio, mejoras en el aislamiento de las fachadas, la optimización de las instalaciones térmicas, eléctricas, hidráulicas e incluso la incorporación de tecnología domótica revaloriza las viviendas en un 25% de su valor inicial:
– Instalación de nuevos sistemas de calefacción.
– Instalar iluminación a tecnología Led, que si bien no incide directamente, en la calificación energética, sí significa un menor coste de la factura eléctrica.
– Instalar buenos aislamientos térmicos y carpinterías de altas prestaciones con vidrios dobles o triples bajoemisivos, entre otras posibles intervenciones.
– Y en el caso de incluir electrodomésticos, elegir los modelos más eficientes.

En cualquier caso, tanto para buscar esa propiedad susceptible de inversión, como su posterior reforma integral …y con el fin de asegurarte su rendimiento económico, cuenta con los profesionales. Desde GYRCONS podemos ayudarte en todo el proceso.